Presidencia

presidencia@fallachivafranciscodellano.comescudo falla bueno

SALUDA DEL PRESIDENTE

VISIÓN DE FUTURO. WEB

Presidente1Desde hace muchos años, siempre se ha considerado un motivo de cortesía, al presentarnos, entregar una tarjeta de visita donde, además de contener los datos personales, también creaba en el receptor una imagen que identificaba al dueño de la tarjeta con la sociedad en la que desarrollaba su actividad social o profesional. Se trataba de un trozo de papel de corte rectangular o cuadrado, de poco espesor y rigidez mayor que el simple papel que la hacía resistente a la larga estancia en nuestras carteras y bolsillos. Poca información podía recoger aquella tarjeta en comparación a lo que deseamos conocer hoy de quienes a nosotros se aproximan o simplemente, con ellos, nos relacionamos.
Permitidme que en este parágrafo haga un poco de simple historia de las comunicaciones y que tome como principio de la comunicación audiovisual, un televisor con tubo de rayos catódicos, ya sabéis aquellos que estaban llenos de válvulas ( tríodos, pentodos ,etc) y un teléfono de aquellos con fisonomía de “croisant”, con su pesada rueda de marcación, sólo faltaba la memoria y el lenguaje que traduciría cuanto somos capaces de captar con nuestros cinco sentidos a un lenguaje de máquina, esto llegaría más tarde. Un buen coctel tecnológico más evolución técnica que dio nacimiento al ordenador, al teléfono móvil, y otros muchos artilugios de la comunicación. La verdad, un apasionante lio de números, potencias y letras, que combinados muy ordenadamente consiguieron que una imagen y su voz se pudiese ver y oír, en tiempo real o pasado, en cualquier lugar del mundo, únicamente disponiendo de una pantalla, lo mejor de todo aquello sería, que podía ser guardado en una pastilla de silicio más potente que nuestra mente.
Acabábamos de obtener una herramienta que, en nuestro caso, sería la mejor tarjeta de visita jamás inventada, nunca fabricada y que iba a esperar con infinita aplicación a la ya olvidada y nostálgica de papel. Era la página WEB (World Wide Web); por qué no, una tarea diferente, una tarjeta electrónica, una tarjeta capaz de recoger sentimientos humanos, acontecimientos, eventos, cuanto podamos imaginar de una persona, de cientos, miles o millones y en ellas sus vivencias, sus deseos, su trabajo, sus familias, sus amigos, lo deseado y lo no querido, sin límite de lugar y extrapolado a cualquier parte del universo, claro está, cuando seamos capaces de visitarlo. Esa era la tarjeta de visita que nosotros, las personas de la Falla Chiva y Francisco de Llano, teníamos a nuestra disposición, únicamente había que crearla y la creamos, y ¿Cómo? Fue un equipo de personas apasionadas, técnicos ó no, diferentes pensamientos que se agruparon para dar luz a la mejor tarjeta de visita que pudiera, nuestra Falla, presentar. No se detuvieron frente a problemas porque fueron capaces de resolverlos, eficaces en sus planteamientos y como no eficientes en su trabajo. A ellos, en representación de nuestra comisión, mi agradecimiento por tan excepcional trabajo en el que quedamos reflejados todos ahora y cuantos fuimos en otros tiempos. Ahora, desplazaros sobre sus páginas y comprobar de qué os hablo. Únicamente hace falta dos sentidos para entrar en esta presentación, hacerlo y os sentiréis orgullosos de esta tarjeta de visita que nos representa:”La página Web de la Falla Chiva Francisco de Llano.”
Un saludo.

Antonio Giner Gabarda.

Presidente.